entrar registro

The Winter is Coming (parte 3)

258 visitas
|
votos: 9 · 2
|
karma: 103
|

Le he prometido a cierto inconformista que trataría el asunto de la justicia en la sociedad neofeudal. En las dos entregas anteriores vimos cómo el dinero FIAT había sucedido al tradicional billete de banco (respaldado con algún bien tangible por el banco X) para permitir más libertad a los bancos centrales a la hora de crear dinero de la nada (últimamente lo han usado para financiar sus productos financieros y lo llaman QE o Quantitative Easing). Como que las leyes, al igual que durante la edad media, las interpreta el vasallo del rey como sus nobles pelotas parecen conveniente, la vara de medir del siervo y del vasallo son ligeramente diferentes. Dificilmente quemarán a una noble por bruja, pero el FSM pille confesada a la pobre curandera que vende remedios de medicina tradicional.

Podría decir que a escala reducida también ocurren esas cosas, sin más los irreductibles miembros de esta comunidad salimos asqueados del otro agregador naranja hartos de las dos varas de medir, pero ¿es el hombre injusto por naturaleza? ¿Prevarica a sabiendas? Parece que sí, que tenemos una cierta tendencia a perjudicar a los que no conocemos en beneficio de los miembros de "la tribu", es decir, el hombre es corrupto per se. Sin tener en cuenta que el bien común, como país, como especie, está por encima de todo eso. El gran perjuicio empieza simplemente amañando un concurso, o dando el puesto de trabajo al cuñao de turno, rodeandote de lameculos mientras la gente válida se va de tu lado. De esos barros estos lodos.

En estos tiempos modernos, hemos podido ver a una infanta de naranja y a un conde empalmado en la tribuna, y en vez de acabar en la cárcel, se van ambos de rositas una libre como el viento, y la víctima del priapismo siendole suspendida la condena. Y aquí no ha pasado nada. Pero querido pagano, no se olvide de sus deudas con el banco que va vd al trullo de cabeza, embargado por bienes presentes y futuros, que el fisco y todo el aparato del estado tiene a bien aplicar con máximo rigor. Porque aquí, señores, tanto tienes, tanto vales, y si has de robar, asegurate de trincar 100M de euros, que contratando al bufete de Roca vas a tener trato preferencial y compartirás jacuzzi en Soto del Real con algún tesorero del PP. Y sin soltar un duro de lo trincado, luego te vas libre como el viento con la pasta, y cobrando el paro.

Luego, queridos todos, ¿es necesario todo esto? Dice un poeta amigo mío que no hay salida, que es inherente al ser humano. Yo me pregunto angustiado si en vez del mal de estos tiempos no es una etapa transitoria. Llamadme idealista, porque creo que esta inmundicia necesita ser purgada de la faz de la tierra.

De tanto en cuanto se vuelve la tortilla, los franceses, famosos por cortar de raíz la corrupción y mala práxis borbónica, no están mejor con su república que nosotros. Tienen 4 veces más gastos en armamento, y unos gastos terribles en su política energética dependiente de terceros países (todo aquel que suministre mineral de uranio, por ejemplo). Los yankis, liberados del imperio británico, con su monstruosa industria armamentística, tiene una dependencia feroz de los contratos públicos, y hacen del "derecho a defenderse" un pingüe negocio que se salda con cientos de miles de vidas cada año entre víctimas de armas de fuego y guerras estériles por el control de los recursos en oriente medio. Sin ir mucho más lejos, nuestra monarquía bananera hace negocios a nuestra costa con el petroleo y nos exprime con impuestos ridículos, ya sea el canon AEDE/CEDRO o el impuesto al sol de las renovables. Desafortunadamente, los incansables trepas, los arribistas, enajenados con dinero como Trump y todo aquel que adora tostarse al sol que más calienta, acaban subvirtiendo las revoluciones en más de lo mismo, pero con apariencia y paquetización diferente, en cuestion de pocos años. Será que la gente decente se cansa del poder, por la responsabilidad que lleva asociada.

Se huele en el aire ya la necesidad de cambio. El ascensor social que promete la felicidad de alcanzar el tope de lo tope a través del consumismo y que tenía paralizada a la sociedad en su voluntad de cambio, tiene visos de agotarse. Estamos agotando acuíferos, minas, la pesca y cualquier cosa susceptible de ser vendida, procesada y machacada. Y recordad que esto es a cambio de NADA, de un mero apunte contable en un Mainframe enterrado en un centro de datos, un dinero que no tiene ningún valor real, ni existe físicamente. Hemos de exigir el necesario modelo de autogestión y autoconsumo para no agotar los recursos del planeta en dos generaciones y poder dejar algo para los que vengan.

+mediatize
mediatize
mediatize