entrar registro

Hola a todos. Mi nick de siempre aquí es Sucinto. Llevo unos 5 años sufriendo depresión y ansiedad y lo estoy superando

915 visitas
|
votos: 19 · 1
|
karma: 199
|

Llevo unos 5 años sufriendo depresión y ansiedad. Durante este tiempo ”el lobo” me ha visitado y se ha quedado muchas veces viviendo en mi cuerpo, implacable, y con sus afilados colmillos ha dado dentelladas que han desgajado mi alma hasta el límite de “desangrarme” moral y físicamente.

Quiero contar a la comunidad, a todos vosotros que formáis Mediatize, mi largo viaje en esta lucha por recuperar mi salud mental: cómo me las arreglo, los retos a los que me he enfrentado, lo que he hecho y lo se puede hacer para intentar algo más que sobrevivir.

Mi esposa falleció en noviembre de 2016. Fue muy duro perderla, un golpe directo al mentón que hizo que todos mis esquemas se rompieran. Éramos una pareja muy unida y su falta fue como si me hubieran arrancado el alma .Ya nada tenía sentido para mí, o eso creía.

En los meses siguientes sabía que algo no iba bien, pero no podía saber qué era exactamente. Me alejaba de mi familia y mis amigos, recurrí al alcohol -una sustancia que paradójicamente nunca me gustó- como mecanismo de supervivencia, experimentaba sentimientos abrumadores de vacío y aislamiento, y dependía, de alguna manera, de justificaciones falsas para enmascarar mi comportamiento. Sentía que tenía que fingir que estaba bien de cara a los demás. A menudo, cuando llegaba a casa, simplemente cerraba la puerta de mi habitación, me derrumbaba y dormía.

Cuando sufres tristeza y esa tristeza te produce ansiedad y pesadumbre, no tienes ningún punto de referencia de la normalidad, así que no sabes lo que está bien y no sabes a qué debes aspirar. Me estaba cansando de sentirme tan triste. Pero mi actividad profesional y mi hijo me mantenían en pie y me hacían seguir adelante. Tenía amigos y llevaba un estilo de vida bastante activo aún. Sin embargo, no hablaba con nadie de ello. Desde que me levantaba por la mañana estaba triste. Sentía que iba a vivir con una tristeza abrumadora el resto de mi vida. Pensaba para mis adentros: "¿Y si vivo otros 20, otros 30 años más? ¿Podré lograrlo?". En esos momentos, cuando me sentía inútil e impotente, nubes negras descendían y se quedaban a mi alrededor durante mucho tiempo, hasta el punto de que no podía tomar decisiones en ninguna dirección.

Poco a poco fui dejando muchas cosas abandonadas por el camino: dejé de ir a los aperitivos de mediodía que hacía con algunos amigos, dejé de leer libros a los que era muy aficionado, no contestaba a los mensajes del WhatsApp ni volví a entrar a Mediatize o a webs de las que era asiduo, los fines de semana ya no iba a comer con miembros de mi familia y amigos, cambié de hábitos sociales, etc y etc…

Finalmente, decidí hablar con mi médico de cabecera. Él me recomendó buscar un profesional de la salud mental y ponerme en sus manos. Me costó mucho tiempo encontrar uno con el que me sintiera cómodo, pero finalmente encontré el adecuado para mí, alguien que conocía los signos y síntomas de la enfermedad mental y que me trataba sin condescendencia, con respeto y cercanía. Entendió cómo me sentía y reconoció, como yo ya temía, que sufría depresión y ansiedad.

En ese momento tomé una decisión que creí ineludible: contárselo a mis allegados y descubrirles la razón por la que en los últimos tiempos mi comportamiento no era el de siempre. Me siento muy afortunado de tener una fantástica familia que me ha apoyado y me siguen apoyando en mi viaje hacia la completa salud mental. Una familia que se ha desvivido por hacerme sentir bien, por dejarme claro que estaban conmigo y que no me dejarían solo en el viaje que tenía que afrontar.

Una vez me propuse dejar de beber alcohol, que en nada ayudaba, y ponerme en manos del médico he tenido varios tratamientos con resultados dispares. Los inicios fueron duros, llenos de zozobra e inseguridad. Yo esperaba sentir cambios a mejor de inmediato, pero no era así. Las píldoras mágicas no siempre procuran un efecto palpable que anime a seguir adelante con el tratamiento más allá de un estado de somnolencia casi constante. En esos estados iniciales la impaciencia es un mal aliado que se empeña en que pierdas la fe y la constancia. Es más, hubo unos días en que los episodios de pánico incontrolable aparecían sin más motivo que el de estar despierto. Volvía a la cama y dormir era mi alivio: durmiendo era el mejor estado en que podía permanecer.

Hubo cambios en la medicación, fuera la Sertralina y el Bromazepam, bienvenido el Alprazolam, el Lormetazepam , la Cymbalta … Así, varios medicamentos durante algunos periodos de tiempo hasta que encontramos una combinación con la que podía tener unos ciclos más o menos normales de vigilia/sueño sin que apareciesen los episodios de pánico. Y se apaciguó el dolor neuropático que sentía en brazos, piernas y espalda. Porque la depresión se cebó también en el cuerpo, no solo en la mente. Episodios de mucho dolor en la espalda que luego se extendía hacia las extremidades complicaron en un principio, y mucho, la evolución que buscaba.

A todo esto, dejé aparcada la vida laboral. Pienso que soy infinitamente afortunado por tener un negocio familiar en lugar de ser un asalariado. Seguramente hubiera perdido ese trabajo durante todo este tiempo, complicando aún más las cosas. Mi hijo estuvo al frente del negocio estos años y doy fe de que para él la experiencia ha supuesto un crecimiento y un salto enorme en habilidades y desempeño, algo que dentro de lo malo supone una nota positiva en toda esta historia.

Cuando estuve más o menos estabilizado con un tratamiento definitivo opté, en consenso con mi médico y con la familia, por irme a la casa donde vive mi tía, una heroína que con la sonrisa siempre en la cara se ofreció desde el primer momento para cuidarme y darme afecto y apoyo en este destierro. Ella ha sido en los últimos tres ocuatro años la que a diario me ha impulsado a vivir de una forma ordenada y consciente el que sería el tramo más largo pero más reconfortante de mi recuperación. Mi tía Dorita vive en las afueras de un pequeño pueblecito de Soria, un punto de la España vacía donde el tiempo se detuvo hace más de medio siglo. Allí, lejos de todo, me encontré a mi mismo en el trabajo rural propio de una finca campestre, el cuidado de los animales, las labores agrícolas, la naturaleza y la vida sencilla y lenta. Me gustaba coger el hacha e ir a por leña, acarrearla y hacerla astillas pequeñas. Con cada hachazo liberaba tensión, regulaba mi fuerza y ejercitaba mi control sobre los brazos, que poco a poco, dejaron de dolerme.

A todo esto yo seguí periódicamente acudiendo a mis citas con el médico, constatando la evolución y proponiéndome nuevos objetivos que alcanzar en pos de mi ansiada normalidad.

Hablar y caminar es una parte importante de mi vida. Intento empezar la mayoría de los días con un paseo de 5 km. Los primeros pasos son siempre los más difíciles, pero siempre disfruto cuando salgo de la casa y siempre me siento mucho mejor después. Tengo más energía, la mente más clara, soy más productivo, duermo mejor y soy más feliz cuando he salido a caminar. Ahora, mi plan holístico incluye ejercicio diario, una dieta saludable, atención plena, medicación correcta y un tiempo diario de reflexión y propósito de cara a los días siguientes. Cada día me concentro en aquello que tengo que agradecer, algo que me ha ayudado mucho.

A finales de este verano he vuelto a mi casa de Valladolid, con mi hijo y cerca del grueso de la familia. He vuelto al trabajo, sin agobios, con muuucha tranquilidad, respaldando a mi hijo, en segunda fila, dejando las cosas fluir. Mi hijo se ha hecho todo un profesional y eso me permite ver las cosas desde la barrera, sin tomar decisiones directas, asesorando pero sin intervenir demasiado. Siento que así está mejor, puedo hacer otras cosas y puedo disfrutar viendo las evoluciones de mi hijo. El negocio está en buenas manos, y eso me hace feliz.

Ser más abierto con la familia y los amigos es lo más importante que hago en el día a día para estar bien. Dejo que la gente sepa cómo me siento y lo que pasa por mi cabeza. Ocultar cosas a tus allegados es un trabajo muy duro y agotador.

En este tiempo ha habido, hay todavía, una pandemia. Algo que a mí personalmente no me ha afectado de manera alguna. Yo he seguido haciendo lo que hacía cada día en el pueblo, ajeno a todo el ruido generado en torno al coronavirus. Supongo que en las ciudades las cosas habrán sido diferentes pero en el ámbito rural en que he vivido estos años esos problemas no se han dado. Oía por televisión las noticias y las discusiones sociales surgidas en torno al evento, pero me han parecido cosas muy lejanas y ajenas a mi realidad.

Aún tengo camino por recorrer, sin duda, pero los avances han sido, son, evidentes. Sigo acudiendo al profesional de la salud con regularidad porque sé que es importante intentar mantener la coherencia con mis citas, incluso cuando no me siento tan bien. Todavía tengo mis días malos, pero ahora son pocos y distantes. Además, un psicólogo trabaja conmigo para encontrar estrategias para gestionar mis problemas inmediatos y a largo plazo. Fue mi psicólogo quien me sugirió que retomara mi antigua afición por la música y la guitarra (hubo un tiempo en mi juventud en que me dediqué de forma semiprofesional a ello). También me aseguro de hacer cosas que me hagan feliz. Camino mucho y practico con la guitarra hasta el punto de que, ahora que voy recuperando nivel, me planteo el formar parte de algún grupo con amigos con los que ensayar y montar una pequeña banda. Lo considero una terapia de la felicidad. Me obligo a hacer las cosas que me gustan porque sé que me sentiré mejor al hacerlo.

Y un último paso que quería dar era volver a relacionarme en una comunidad como Mediatize, algo que estoy empezando a hacer ahora mismo. Dejé todo en su día y lo retomo tal como lo dejé, siendo recibido por personas familiares con las que compartí buenos momentos aquí, en este sitio, la comunidad del buen rollo y los debates sanos.

Solo pretendo dar mi testimonio a todos vosotros para que si, Dios no lo quiera, alguien a vuestro alrededor pasa por algo parecido a lo que yo he pasado sepáis que esa persona necesita comprensión y afecto. Estoy emocionado por esta parte de mi viaje y por compartir mi historia con otros. Espero que, al hacerlo, pueda ayudar a aumentar el conocimiento de la salud mental en las personas y reducir el estigma, proporcionar una comprensión hacia las opciones de búsqueda de ayuda y servicios, y abogar por la empatía hacia aquellos que en un momento de sus vidas experimentan trastornos de salud mental. Tened en cuenta que nadie, absolutamente nadie, se puede considerar libre de padecer una enfermedad mental .

Estaré encantado de hablar con vosotros, espero vuestras aportaciones.
Gracias amigos por leerme. A vuestra disposición.

comentarios (28)
comentarios cerrados
Comentarios destacados:             
No sabía(mos) nada, vaya palo duro que, a veces, nos da la vida.

Gracias por compartir tu experiencia con nosotros (supongo que mirar a la cara al bicho, tras haber ganado la batalla, también ayuda). Encantado, como siempre, de tenerte por aquí, sintiendo mucho la pérdida y todo lo que has pasado por el camino. :hug: :hug: :hug: :hug: :hug:
macarty
#1 macarty
 *
No sabía(mos) nada, vaya palo duro que, a veces, nos da la vida.

Gracias por compartir tu experiencia con nosotros (supongo que mirar a la cara al bicho, tras haber ganado la batalla, también ayuda). Encantado, como siempre, de tenerte por aquí, sintiendo mucho la pérdida y todo lo que has pasado por el camino. :hug: :hug: :hug: :hug: :hug:
8    k 176
Sucinto
#1 Gracias macarty. Que la vida te sonría todos los días de tu vida. :hug: :hug:
7    k 158
inconformistadesdeel67
Amigo @Sucinto, no sabes cuánto me alegra leer estas líneas, y saber que poco a poco vas saliendo de ese pozo en el que te encontraste. Te entiendo muy bien porque yo también he pasado hace poco por turbulencias, y aún tengo en mi vida circunstancias muy serias para estar preocupadísimo, aunque mi caso es diferente. Nada que ver con la pérdida de un ser muy querido, o amado, con el que se ha compartido todo.

Siempre, quédate con los recuerdos buenos, y la aceptación es lo principal para superar aquellas cosas que nos afligen y que no podemos solucionar, permíteme ese consejillo, aunque quizás ya te lo dieran. :hug:
7    k 157
Cletus
#3 Tu Rafa eres un campeón y lo sabes, tengo el placer de conocerte en persona eres cojonudo
8    k 171
inconformistadesdeel67
#6 Gracias, amigo mío. Tú también eres una magnífica persona, sin duda. :hug:
6    k 139
Sucinto
#3 Gracias por tu consejo Inconformista. Las preocupaciones no son malas per se, nos mantienen intelectualmente activos y ponen a prueba nuestra capacidades. Esas preocupaciones son las que nos hacen tomar decisiones o dar pasos en aquella dirección que consideramos correcta, aplicamos el raciocicinio para superarlas y maduramos como personas al disiparlas.
Lo malo es cuando esas procupaciones nos inmovilizan, nos bloquean y nos hacen colapsar. en mi caso yo no sentí una procupación como tal,…
7    k 157
inconformistadesdeel67
#7 Muchas gracias por tus palabras también, amigo mío. Un gran abrazo, y mucho ánimo para prosperar en esa línea positiva que retomaste. :hug:
5    k 119
Sucinto
#11 Fantástico Inconformista. Hay que tirar p'alante como sea. :-> :hug:
6    k 139
lectorcritico
Gracias por contarlo. Me alegro que confies en la comunidad para contarnoslo.
9    k 187
Sucinto
#9 Sucinto
 *
#4 Jejejeje, Gracias lectorcritico. Pues lo cuento por que forma parte de mi terapia de recuperación. Cuento lo que me pasa, lo que siento y así lo normalizo y lo trato como cualquier otro tema, con naturalidad. No fue fácil darme cuenta de que era la manera de afrontar las cosas. Aún confío en los seres humanos y aquí sé que el capital humano que tenemos es excelente, muy valioso. Si además alguien puede extraer algo positivo que pueda aplicar en su entorno más próximo, en esas personas que estando a su alrededor lo están pasando mal, pues miel sobre hojuelas. Agradezco tus palabras lectorcritico, percibo tu empatía y la agradezco enormemente.Te deseo lo mejor. :hug: :hug:
7    k 156
Cletus
Un abrazo @sucinto , es un gran paso hablar de ello, es que vas para arriba, cuando dejaste de entrar te eché de menos y lo hablé con @inconformistadesdeel67
Ahora me alegro que te sientas mejor y que luches por estar mejor.
Yo también tengo mis cosas, intenté beberme la vida de trago, tomando malas decisiones, viviendo al límite y aún hoy pago consecuencias y ahí estoy.
Un saludo y un abrazo porque como tú hay pocos, de verdad, :hug:
7    k 157
Sucinto
#10 Sucinto
 *
#5 Gracias por tus palabras, querido Cletus.
Pues sí, hablar de ello me ayuda y me da perspectiva, me aleja del problema y me permite relartivizar las cosas. Siento alivio y bienestar. Al final, quien más quien menos, todos nosotros, estamos o hemos estado en el filo de la navaja. Seguro que tú también has reflexionado a veces sobre lo absurdo de alguno de nuestros actos o decisiones. Por lo que cuentas lo sabes, lo asumes, lo asimilas, lo superas. Tienes esa capacidad que yo no tuve en su día. Me consta que te procupaste por mi, cosa que te honra y que te agranda como ser humano. Eres más majo que las pesetas Cletus, sigue así, no defallezcas amigo mío. Pagaría por estrecharte la mano. Un abrazo. :hug: :hug:
5    k 119
Cletus
#10 Muchas gracias Sucinto, eres un cacho pan, eres fuerte, los obstáculos que desgraciadamente se te han presentado te han hecho tambalear,pero no te han tumbado,porque eres fuerte :hug:
5    k 119
Cyberloaf
Decía la BBC que la enfermedad mental es tan común, que el 75% vamos a pasar una; y un filosofó que nuestro propósito en la vida es inventar la esperanza cuando nos quedamos sin ella.

Lo más importante no es tener razón, o que te la den, si no vivir con ilusión, un divino tesoro que tenemos que cuidar como si nos fuera la vida en ello.

Todo mi cariño @sucinto y que sigas perseverando para evitar los agujeros negros.
5    k 119
Sucinto
#14 Muchas gracias por tus palabras de ánimo. Las enfermedades mentales tienen tantos grados diferentes (desde una simple manía o fijación hasta una esquizofrenia o un trastorno bipolar) que no me extrañan nada los datos de la BBC que aportas.
Y desde luego, soy muy consciente, la ilusión por la vida es un tesoro inmenso que debemos proteger y cultivar cada día. Agradezco tu cariño, que es recíproco -no te conocía de antes, pero te he estado leyendo y he podido ver que tus valores y tus maneras son impecables, por eso me agrada mucho que me hagas merecedor de tus buenos deseos. Muy agradecido. Un abrazo sincero. :hug:
5    k 119
fermin
#14 Esta frase es mía de hace años: "se muere cuando se pierde la ilusión".
5    k 119
fermin
#17 fermin
 *
Un gusto que estés aquí y que ya estés bien. Yo pasé hace muchos años algo que creo que también está relacionado con la salud mental: estrés. Muy jodido... pero logré salir de ahí. Un abrazo y espero disfrutes de esta web y te ayude a sentirte mejor!! :hug:
4    k 99
Sucinto
#17 Agradecido @fermín por tus palabras. El estrés es un veneno que te mata lentamente. Hay que huir de él como de la peste. Tenía ganas de normalizarme y poder venir a la tertulia cotidiana que nos ofrece Meditize, algo que te debo a ti y a tu buen hacer. Ni siquiera sabía si después de estos años la web seguiría en pie. Veo que lo ha sconseguido y que has potenciado y mucho este formato. Gracias por tu trabajo y tu dedicación.
Y sí, lo voy a decir: Mediatize me genera ilusión y ganas de colaborar. Gracias máquina.
2    k 60
fermin
#20 Me has hecho saltar una lagrimita @Sucinto {0x1f62a} pero de emoción y felicidad. Es reconfortante saber que esta web hace mejor la vida de las personas. Seguiremos luchando aquí por mejorar y hacer crecer esta web para la gente se sienta como tú, generando ilusión y sensación de comunidad. Una abrazo!!! :hug:
2    k 60
Sucinto
#23 Tienes que estar muy orgulloso @fermin. No he dicho ninguna mentira, lo has hecho muy bien. Aquí nadie se siente agredido y la norma es la concordia y el entendimiento. Tienes que verte como un excelente "mediatizador social".
Gracias por todo lo que haces. MI MÁS SINCERA ENHORABUENA :hug: :hug:
2    k 60
fermin
#24 Muchísimas gracias!! :hug:
2    k 60
omoloc
#0 Muchas gracias por compartirlo y difundir tu experiencia. Estoy seguro de que nos pueden ayudar mucho a cualquiera que nosotros.

Yo acabo de llegar, pero seguiré por aquí dispuesto a llevarte la contraria en cualquier momento.

Un abrazo y te deseo lo mejor
2    k 60
Sucinto
#18 Gracias a ti por leerme y tenerlo en cuenta. Está siendo muy bueno para mi comparirlo con todos vosotros. Haces bien en llevarme la contraria si así lo deseas, así tendré una excusa para cercenarte el alma :-P :troll: xD xD
Ahora en serio, agradezco tus palabras y tu afecto. Encantado de leerte
2    k 60
GrofTheGuard
hola @Sucinto. Ya leí el preámbulo a esto el otro día en el postitéame. De corazón, espero que lo superes. Como nota negativa, llevo con problemas de ansiedad (depresión no tanto) unos 15 años. Hablando con el psicólogo me dejó claro que esto es de por vida, que tendré épocas mejores y épocas peores. Viste "Una mente maravillosa"? Yo lo ilustro como al final de la película cuando Crow mira y ve a sus "amigos" ahí: vienen conmigo, los veo esperando y a veces me intentan tocar…
3    k 80
Sucinto
#22 Sucinto
 *
#19 Ohhh amigo, quítate presión, desconecta, manda a la mierda lo que haya que mandar, pero huye de la ansiedad. Yo he ido viendo que la ansiedad tiene mucho que ver con la idiosincrasia de cada uno, quiero decir, lo que yo me tomo muy a pecho a otro le resbala. Por eso creo, ahora que ya voy teniendo "experiencia", que sí podemos hacer algo para evitar esa ansiedad paralizante y angustiosa. Si restamos importancia a las cosas, si conseguimos no ser obsesivos con eso que nos…
2    k 60
GrofTheGuard
#22 te agradezco tus palabras pero para mi es patológico: hay veces que es "inevitable" que de por culo {0x1f605}
1    k 40
inconformistadesdeel67
#26 Bueno, amigo, pero piensa que es una patología mental, y la mente sabemos que ni siquiera los científicos han llegado aún a descifrar hasta dónde pueden llegar sus capacidades. #22
1    k 40
GrofTheGuard
#27 eso sí. Aprendí a tomármelo con calma
1    k 40
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize