entrar registro

Feliz 2024 ¿a todos?

843 visitas
|
votos: 14 · 6
|
karma: 131
|

No, a todos no. Feliz año para los accionistas del complejo industrial-militar, a los lobbies que han hecho posible vaciar los arsenales de la OTAN, a los políticos que han hecho acto de vasallaje a los Estados Unidos, a los que planifican y organizan las guerras, a los depredadores del sistema neoliberal, a los que atomizan y alienan a las personas para que no se organicen, a las aseguradoras médicas y a la industria farmacéutica, que están haciendo su Agosto.

Empezaré por algo sencillo. En un momento de satori, tras ver unos cuantos episodios de survival (os la recomiendo, muy reveladora), se confirma que los grupos que se organizan y trabajan juntos, tienen mayor posibilidad de supervivencia en un entorno hostil que los que no.

Parece una chorrada, parece que hemos olvidado cómo hemos llegado a día de hoy: organizándonos por el bien común. No todo vale, hace falta una estrategia, y un líder que la lleve a cabo sin miramientos. Sin ambas cosas, el grupo está condenado.

Bien, una de los motivos que me alejan del marxismo es su visión materialista de la vida del hombre: viendo esas prácticas (que nos garantizaron la supervivencia) como algo a superar, tengo la ligera sospecha que la destrucción de la familia, como correa de transmisión de los valores del sistema, incluyendo la forma de organizarse como sociedad, no trae nada bueno. Porque acabar con la moralidad tradicional, a pesar de que parecía una buena idea, no termina de funcionar muy bien, porque al final el rasgo más elemental del hombre, es que es egoista por naturaleza. pero también necesita un propósito para no caer en la nausea (lo absurdo de una existencia que no tiene sentido).

Los que dirigen la sociedad actual, conscientes de ello, han implementado un sistema para impedir (o congelar en el tiempo) cualquier tipo de avance social. Conscientes de que la chusma necesita un propósito si no está organizada, conscientes de que la unión para conseguir un objetivo es lo que hace que haya una posibilidad de cambiar las cosas, se ha fomentado el individualismo y destruído (con más o menos éxito) a las familias como red de soporte. ¿Cómo? Pues con técnicas de marketing individualizadas (eres especial, tú eres único, tú te lo mereces todo).

Tenemos como resultado una sociedad de malcriados, que es tan ludita como narcisista. Que lo quiere todo aquí, y ahora. En una época marcada por la inmediatez de resultados, el hecho de que tengas que leer para procesar un pedacito de información, y no hablamos ya de razonar el contenido, es antinatural y aburrido. Y en 30 segundos, se aburrirán y buscarán nuevas sensaciones. Y sin esas sensaciones, sin ese continuo estímulo, la nausea acecha.

Por tanto, conceptos abstractos como "planificar", "esperar", y en definitiva, sembrar para cosechar, están muy lejos de la capacidad de comprensión de ciertas cabecitas criadas, educadas y convencidas de que todo ha de ser inmediato para ellos porque son únicos e irrepetibles. Pobres cabecitas, no sospechan que con Franco, sin cambio climático, y con el Imperio gringo en su apogeo, hubieran vivido mejor. Porque eso es historia antigua que a nadie le interesa.

En estos días oscuros, en cuanto la influencia de las corporaciones empiece a remitir, nuestros queridos unicornios rosa, castrados, consumiendo hormonas, tatuados, empoderados, empezarán a tener pensamientos oscuros acerca del sentido de una existencia dedicada a consumir que ya no les da la droga que necesitan: el aquí, el ahora, la satisfacción personal. Y los que no, los que no tienen un faro moral que les guíe, sin un manual de instrucciones al que encomendarse, tendrán que hacer como el médico en "La Peste" de Albert Camús, o quitarse de enmedio a lo Madame Butterfly (o con algún método más expeditivo).

El hombre, en definitiva, si se ha asumido que ningún ser supremo va a venir a salvarnos, no tiene control sobre nada: es inevitable que encontremos la vida como una circunstancia irracional, y hemos de aprender a valorarla precisamente por ese motivo.

La alternativa, que la hay, es que si no nos ponemos a trabajar como sociedad, no conseguiremos nada. O si se prefiere, Dios ayuda a quien se ayuda a sí mismo, porque hay quien necesita creer, y hay quien necesita cumplir con un fin ulterior para dar sentido a la vida. Ambas cosas funcionan, y hay que recordar que tener esperanza es lo que nos ha salvado siempre de nosotros mismos.

Hemos de elegir, y hemos de tener esperanza. Pero eso es lo que nos niega la sociedad occidental actual. Lo interesante, como en la maldición china, es vivir unos tiempos donde el mundo que conocimos se está cayendo a pedazos en cuanto al medio ambiente, decreciendo económicamente y en términos de población, y en retroceso (o extinción) en cuanto a valores y principios.

comentarios (10)
  1. FuncionarioPaco
    Dió pisha, me voy a dar de baja ahora mismo: ser funcionario no tiene sentido y no tiene ningún propósito, excepto por lo bien que estoy echando un lance mientras los barquitos entran ahora que está la marea alta :shit:
    1    k 39
  2. omoloc
    #0 un excelente análisis/reflexión. Yo creo que además una forma de anularnos ha sido fomentar problemas falsos y llevarlos a primer plano, como por ejemplo la lucha de sexos, que es una batalla totalmente artificial.

    Yo creo en la colaboración... pero me parece que somos cuatro gatos. Escaños en Blanco es en mi opinión una manera excelente de darle la espalda a los todos esos partidos que dan alas a este sistema, y es una primera forma básica de organización colectiva real. Pero, lo dicho, somos cuatro gatos.
    3    k 74
  3. macarty
    #2 al final son esos cuatro gatos los que sobreviven
    1    k 40
  4. macarty
    #1 Di que sí, paco, menos doblar la espalda, cualquier cosa.
    2    k 56
  5. Tiburcio
    Resumiendo, somos una colonia gobernada por las multinacionales, sin líderes y en manos de políticos corruptos que dictan las leyes que convienen a las multinacionales americanas. Nos dicen que vivimos en una democracia tremenda! a pesar de que todos nuestros medios televisiones etc estan en manos de multinacionales
    que fácilmente nos dirigen a donde quieren, se vió claramente en la Pandemia y en la inexistencia de cualquier debate, el la guerra de Ucrania y en la información unica y enlatada para todos y en la censura de algunos medios, por no hablar de otros temas como la inmigración en los que a pesar que la opinión generalizada es contraria a la invasión generalizada de africanos, nuestros políticos miran para otro lado porque están comprado por estos poderes, es muy barato comprar un país y con todos los medios y todas las redes en su poder nos pastorean fácilmente. No dirigimos nuestro país!!
    4    k 92
  6. helisan
    #6 helisan
     *
    #0 de acuerdo en general, solo el punto que no pillo es el de que acabamos con la "moral tradicional". No encuentro momento histórico más moralista que el que vivimos. Todo el mundo nos está diciendo todo el rato cómo deben ser las cosas... vale, incluido yo (¡pero no me disculpo por hacerlo!). Y todos estamos manejando morales tradicionales. Otra es cual de esos tipos de moral tenemos que salvar la moral estoica, la epicurea, la cínica, la cristiana, la liberal, la woke? porque todas esas son morales tradicionales o beben de morales tradicionales, y la gente está más o menos funcionando con todas.
    3    k 80
  7. macarty
    #6 más que moralista, es maniqueísta, los wokes describen como malo y perverso y chungo todo lo que les lleva la contraria.

    media
    1    k 40
  8. helisan
    #7 pero eso los wokes, los comunistas, los cristianos, los estetas de la moda, ect.
    2    k 60
  9. macarty
    #8 Correcto. Todo es una abominación, fascismo, o (algo muy chungo) si les llevan la contraria.
    2    k 60
  10. squanchy
    Ya tengo otra visión diferente. La sociedad actual occidental, especialmente los jóvenes, es hedonista. Hemos llegado al punto de no tener hijos para no tener molestias y poder dedicar nuestro tiempo al ocio. No necesitamos un líder, ni conseguir avances sociales. Necesitamos llenar el tiempo libre de estupideces: la isla de las tentaciones, vídeos de gatitos, Netflix, el gimnasio y la borrachera del sábado noche. Y el que pueda, follar, que para eso nos bombardean con el sexo 24/7.
    La sociedad seguirá avanzando porque las grandes corporaciones ya se encargan de estrujar a las mentes más privilegiadas para mejorar los productos que nos venden. Por eso ahora internet va a 600 megas por segundo en lugar de a 20 K como hace 30 años. Lo que no cambiará será que el 98% de la población vivimos para hacer más rico al 2% restante.
    Yo me conformo con que en 2025 empecemos el año con la jornada laboral de 37 horas semanales. El mejor avance laboral en el último siglo
    0    k 19
comentarios cerrados
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize