entrar registro

El problema de la representación (III): Origen y problemas del sistema proporcional

360 visitas
|
votos: 17 · 1
|
karma: 159
|

En artículos anteriores expliqué como surgen de forma natural los sistemas de representación
www.mediatize.info/story/problema-representacion-i-origen-sistemas-rep
y cuáles son, en mi opinión, los grandes defectos del sistema mayoritario
www.mediatize.info/story/problema-representacion-ii-defectos-sistema-m

A principios del siglo XIX empezó a debatirse sobre los problemas del sistema de voto por distritos.

Uno de los problemas era el “voto útil”, es decir: la preferencia de la gente a votar a un representante que tenía mucho apoyo, pero que no era su favorito, porque, al elegirse un solo candidato, su favorito tenía muy pocas opciones de salir elegido.

Otro problema era, que, debido al voto útil, al final acaban creándose dos grandes partidos opuestos que acumulaban todos los votos, porque el resto de candidatos que no estuvieran ligados a esos partidos no tenía opciones de salir elegido.

Para evitar estos problemas surgieron una serie de propuestas que hoy en día se reúnen en la denominación genérica de “sistemas proporcionales”, pero que, ni fueron denominados así en su día, ni son especialmente parecidos entre sí. La primera vez que se agrupan bajo el término “proporcional” es mucho después (en el texto de 1872 “Minority of Proportional Representation”, de Salem Dutcher).

Es posible que hayas escuchado que el sistema proporcional lo inventó un telegrafista inglés en 1832 para aplicarlo en la colonia británica en Australia como un sistema para cubrir una gran superficie. Pues en esa afirmación hay nada menos que cuatro falsedades (no me creas, búscalo tú mismo, yo lo hice). Esa afirmación se refiere a Sir Rowland Hill, pero:
1. No fue Sir Rowland Hill el que lo inventó. Fue su padre, Thomas Wright Hill, en 1819.
2. Thomas no inventó el “sistema proporcional” de listas de partidos. Inventó un tipo de voto llamado Voto Único Preferencial, que precisamente lo que buscaba era evitar el problema del voto útil del sistema mayoritario.
3. Sir Rowland Hill no era telegrafista, era maestro e inventor. Inventó nada menos que el sello postal (ojo, la primera comunicación a través de una línea de telégrafo se produjo el 24 de mayo de 1844).
4. Efectivamente se usó como sistema de elección política en 1832, pero no fue para elegir diputados en una gran extensión de tierra. Se usó concretamente para elegir el ayuntamiento de una ciudad del sur de Australia: Adelaide (precisamente el sistema mayoritario es el más adecuado para grandes extensiones en ausencia de telecomunicaciones, porque solo requiere que se traslade una persona a la cámara de representación correspondiente y el mecanismo de conteo del voto único transferible en una gran extensión sería prácticamente imposible)

En realidad, el primero que propuso el sistema que hoy conocemos como sistema proporcional con listas de partidos fue el pensador y economista francés Víctor Considerant, en 1846. Y el primer país en el que se puso en funcionamiento en Europa fue en Bélgica en 1899.

Sea como fuere, resumiendo mucho, lo que busca un sistema proporcional no es tanto la representación directa del ciudadano (una unicidad entre el representante y sus votantes) sino que se busca que haya en la cámara una representatividad del conjunto de la sociedad. Es decir, no se busca tanto una dependencia entre votante y representante, sino que la cámara sea un reflejo del conjunto de la sociedad.

¿Cuál es el problema de este sistema? Básicamente está en que, al no depender los diputados directamente de los votantes, acaban dependiendo de otros elementos, que habitualmente son los jefes de los partidos, y, por lo tanto, los diputados no van a hacer lo que desean los votantes, sino lo que le mande el jefe de su partido. De hecho, en el sistema de diputado de distrito hay un mecanismo de “revocación de mandato”, en el que una mayoría del distrito puede retirar el apoyo a su representante y elegir un nuevo representante. Esto en el sistema proporcional no es posible, básicamente, porque no se sabe qué votantes son los que eligieron a ese representante.

En el sistema proporcional, los partidos se acaban convirtiendo en grandes maquinarias a su propio servicio y se produce una desconexión entre los electores y los políticos.

Además, aunque en teoría se supone que la representatividad y la aparición de muchos partidos favorece el debate y la toma de decisiones por consensos, en la práctica lo que se produce es una suerte de mercadeo con las decisiones a tomar, lo cual anula cualquier debate posible, ya que se va a la cámara de representación, no a debatir y a buscar la mejor decisión, sino simplemente a votar una decisión tomada previamente fuera de la cámara entre los dirigentes de los partidos.

Este es el tercero de cuatro artículos divulgativos (y desenfadados, sin entrar en demasiados tecnicismos) sobre el problema de la representación y los distintos sistemas de representación democrática. De este artículo espero que te quedes simplemente con que, hay dos sistemas generales de representación: uno es la representación entendida elección directa del representante (diputado de distrito) y otra es buscar que la cámara sea representativa de la sociedad (sistemas proporcionales)

El siguiente artículo será el último de esta serie y en él intentaré contestar a la pregunta de ¿Cuál es la mejor opción?

PD: A raiz del segundo de estos artículos me invitaron a participar en un debate que puedes ver aquí:
www.mediatize.info/tema/política/problema-representacion

suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize