entrar registro

La guerra licuada

19 visitas
|
votos: 5 · 1
|
karma: 64
|

Alemania importa prácticamente todo el gas que consume y, puesto que la mitad proviene de Rusia, las facilidades que permitirá el gasoducto Nord Stream 2 a través del mar Báltico son esperadas en Berlín con anhelo. Sin embargo, esta creciente relación de conveniencia provoca el recelo de Polonia y los países bálticos, los cuales señalan la dependencia de Rusia como una seria amenaza a la seguridad energética de la Unión Europea. Ucrania, por su parte, apunta al gran perjuicio económico que le supondrá el nuevo gasoducto.

comentarios (1)
comentarios cerrados
Cyberloaf
El día que Rusia se haga amiga de la UE...

Mientras tanto ambos solo hacemos el gilipollas frente al duopolio hegemónico.
0    k 17
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize