entrar registro

La Condena a Federico Jiménez y otros asuntos que atañen a la Libertad de Expresión

612 visitas
|
votos: 6 · 4
|
karma: 74
|

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la condena impuesta por el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Madrid, a Federico Jiménez Losantos (FLJ en lo sucesivo) y Libertad Digital S.A., por “intromisión ilegítima en el Derecho al Honor” de Carolina Bescansa, condenando a los acusados a indemnizarle con 10000 €.

No voy a decir aquí qué me parece la sentencia, sino que voy a opinar sobre algunas comparaciones que he leído.

Los “opinadores” de Internet de ambos bandos han sacado los casos de Cassandra Vera, César Strawberry, Valtonyc y otros casos de vulneración/respeto a la Libertad de Expresión.

Cassandra Vera (uno de los personajes más viles de esta historia llena de canallas)1 fue denunciada en el marco de la Operación Araña - del Servicio de Información de la Guardia Civil - que había detectado la publicación de tweets con chistes viejunos sobre el asesinato de Carrero Blanco, y contenidos que podían entenderse como enaltecimiento de los crímenes de ETA.

No sólo había publicado estos tweets, sino otros lamentando que Suárez no muriera en un atentado terrorista, o el IRA no hubiera asesinado a Margaret Thatcher; o deseaba la muerte de personas como Salvador Sostres, Sánchez Dragó, José Tomás (y todos los toreros) o Cristina Cifuentes, entre otras.

Cassandra Vera fue juzgada por “enaltecimiento del terrorismo” y “menosprecio a las víctimas”, pero no "por incitación al odio”. Fue absuelta por el Tribunal Supremo, no porque Carrero Blanco no fuera victima de un atentado terrorista, sino porque se consideró que el “humor” de Cassandra había sido repetido tantas veces, durante tantos años, que las víctimas actuales del terrorismo ya no debían considerar estos “chistes” como ofensas a su dolor. Por cierto que algunos de los “tweets” más bestias de Cassandra no fueron tenidos en cuenta porque el “angelico” los había publicado antes de su mayoría de edad…

César Strawberry, cantante de DEFCON2, también fue acusado y condenado, por “enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas”, por unas letras en las que se podía entender que añoraba a los GRAPO o pedía un nuevo secuestro contra Ortega Lara.2. Dada la levedad de su condena (18 meses) no fue a la cárcel, y fue apoyado por todas las organizaciones y medios de comunicación de izquierda, se organizaron concentraciones, recogidas de firmas, etc

Valtonyc fue condenado a tres años y medio de cárcel, que no ha cumplido por estar huido en Bélgica, por “delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona, y amenazas no condicionales”. Concretamente, amenazó al presidente del Círculo Balear, Jorge Campos.3 Todos los partidos de izquierda le defienden y piden su indulto o una revisión del caso.

Mientras, un usuario, veinteañero, de Barcelona, fue condenado a dos años y medio de cárcel (y, este sí, cumplió prisión) por unos tweets machistas, que le valieron una condena por “incitación al odio”.4

¿Qué diferencia había entre los comentarios “bestias” de FLJ, o del “Tweetero machista” con los de Cassandra, Valtonyc, o Strawsberry?; en primer lugar, claro, quién hace los comentarios, y contra quién se dirigen. Cada vez que un “influencer” de izquierda es acusado, se montan campañas, concentraciones, firmas, etc a favor de la Libertad de Expresión. Cuando es uno de derecha, o cuestiona los privilegios legales de determinados colectivos, silencio en las gradas. No importa su Libertad de Expresión.

En segundo lugar dicen los defensores de Cassandra y demás, que contra FLJ no se ha intervenido de oficio, sino por demanda de Bescansa; que contra Cassandra, hubo una investigación de oficio, no por las personas ofendidas. Pobre excusa, porque contra el “Tweetero machista” se intervino por dos denuncias, en Tenerife y Zamora, ninguna de gente perjudicada.

En cuanto a la denuncia contra Valtonyc de Jorge Campos, del Círculo Balear, sí llevó a condena, que no se ha cumplido. Valtonyc está cómodamente en Bélgica, esperando su indulto, y por otro lado Jorge Campos, actualmente en VOX, sufrió una campaña de desprestigio, montada por medios de izquierda, que no ha supuesto ninguna sanción a quienes la lanzaron.

¿Por qué hay esta diferencia? Posiblemente, porque en España hay leyes que, con pretexto de defender a los desvalidos, crean una asimetría legal. ¿Quién cree de verdad que las mujeres, los LIGTB, discapacitados, inmigrantes - pronto los gitanos- son desfavorecidos, cuando cuentan con leyes especiales para proteger cualquier supuesto desafuero que denuncien? ¿O si los medios de comunicación -con alguna excepción que se gana el calificativo de "ultrafacha" en seguida- toman su defensa aun sin pruebas?.

No hay denuncias de los ofendidos, dicen. ¿Hay posibilidad de ganar si pones una denuncia contra "los colectivos discriminados"?

Noticia antigua, datos de votos archivados

suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize