entrar registro

Ven bonita, te enseñaré qué es el amor - Cómo acabé odiando mi trabajo

618 visitas
|
votos: 9 · 4
|
karma: 119
|

Mirad a Beth.

Ella, aun núbil, se enamoró de las letras y soñaba. Escribió y escribió, perfeccionó el difícil arte de la escritura, comenzó a glosar versos y consiguió lo imposible: que un editor se fijase en sus versos llenos de deseo, de sueños, en definitiva: en la hermosura de la juventud. Conoció a Eduard, un editor bohemio de Köhln, el clásico macho alfa en cualquier discoteca, con su pose "aquí estoy yo" y sus refinados modales salpicados de exabruptos soeces y completa desvergüenza. En su terrible inocencia, él le prometió conocer el verdadero significado del amor, y ella, indefensa ante la promesa de hacerle ganar dinero y de ser feliz, se lo creyó.

Eduard, Eduard, una cosa es explicarle a Beth qué es el amor, otra cosa es darle un trabajo con contrato en un Laufhaus (FKK). La legislación alemana es muy divertida en ese asunto, y bueno, digamos que Beth conoció el amor en forma de contrato vinculante, un bonito lavado de cerebro en forma de "trabajo de investigación" en plan "21 días" y acabó llorando cada vez que un jubilado o una panda de desempleados turcos conseguían descuento amparados en el Hartz IV.

En su habitación encerrada, desgarrada y con la piel de su sexo erosionada, vejada, Beth se enfrenta al animal:

- Beth, cielo, así me amarás más, comprenderás que el sexo es algo circunstancial y casual
- Sueltame hijo de puta, abre la puta puerta para que no vuelva a verte la cara nunca más...

Obviamente, esto no puede acabar bien para Beth. El animal de Eduard le calza una ostia reglamentaria en el vientre, y Beth se queda en el suelo llorando y casi sin poder respirar. Eduard, que se abstiene de tocarle la cara por aquello de velar por el negocio, la mira con indiferencia, se da la vuelta, suspira y pone cara de "qué le vamos a hacer". Cierra la puerta con llave. Ahora que lo piensa, hay un grupo de japoneses interesados en el bondage, quizá pueda ofrecerles una rubia que domar. Para eso se lleva un 30% de margen bruto, por contrato.

Beth se levanta con la cabeza embotada, puede que la hayan drogado. Le duele todo, el ano le arde, la vagina está en carne viva, el abdomen aun le duele de la santa hostia de Eduard. Tiene muchos moretones que deberá cubrir con maquillaje para el siguiente turno, y eso será descontado de "la cuenta". En los escasos ratos que tiene de descanso, cuando no está obligada a limpiar y lavar la ropa en el Laufhaus coincide con sus compañeras. A veces coincide con chicas del este con grandes sueños de hacer dinero, de ser madame del Laufhaus. Compiten unas con otras por captar clientes, y lejos de plantar cara, salen como leonas a marcar el territorio y a llevarse al huerto al turco de turno. Otras ausentes PAsan DE FOllones, y solo buscan cubrir el mínimo para que sus familias en Bulgaria o en la Turquía vayan tirando. Tienen el visado, y es lo único que les importa. Ella llora, y les dice que no, que eso no está bien, que se siente sucia, humillada y vejada. A veces, viene la Madame y le dice que todo está bien, que es una fase que pasará pronto y que todo acabará. Que es una fase transitoria. Pero Eduard, siempre vuelve para recordarle que es una esclava y que no va a salir de allí por mucho que berree. Y le da su dosis de amor en forma de puñetazo, quizá una patada si está de buenas. O tal vez se la folle, total...

Las leyes amparan a Eduard. Tristemente Beth tiene un contrato legal, paga su seguridad social, controles sanitarios obligatorios, tiene pluses de productividad, y a todos los efectos ejerce como empleada de una empresa seria. Tiene hasta plan de jubilación y es posible que tras unos años haya cotizado suficiente como para jubilarse. En cuanto a la actividad económica, bueno, ya se sabe: los descuentos por volumen son prácticas comunes en los negocios, el precio unitario se reduce. Los impuestos se pagan, y no hay nada que ver aquí. Circulen. Lo que más le duele a Beth, no es que la Madame la someta a un estado de indefensión aprendida, o que el hijo de puta de Eduard la viole y deje que hagan bukkakes o gang bangs con ella, lo que más le duele a Beth es que sus compañeras vean que está ahí contra su voluntad, y no solo la ignoren y la miren como un bicho raro, sino que la ninguneen, que la llamen mimada y llorona, y lejos de rebelarse, sean hasta voluntarias en el submundo del Laufhaus.

Bien, pues ahora pensad en un desarrollador que tras pasar las 3 entrevistas de rigor entra en una consultora hispañistaní y piensa en angular, node.js, escalabilidad, microservicios.... y la hiena, sonriente, lo asigna a un proyecto de banca. Los PADEFOs lo miran curioso mientras analizan los ABEND del mainframe que tendrán que explicar en el pre meeting antes del meeting con el gerente para preparar el meeting con el cliente donde se hará el análisis del error de los jobs en COBOL. En la máquina de café, los eloi conspiran y se apuñalan por conseguir el favor de la hiena. La flor del guano brota enhiesta en el páramo de la miseria moral un día más.

Pobre Beth.

Loading...
comentarios (8)
comentarios cerrados
inconformistadesdeel67
#0 Es que se me acaban las palabras, amigo. Enorme.
3    k 79
macarty
#2 macarty
 *
#1 Gracias, @inconformistadesdeel67. Hay un asunto muy serio aquí que trato como hilo conductor

en.wikipedia.org/wiki/Prostitution_in_Germany#Legislative_reform_.2820
3    k 79
inconformistadesdeel67
#2 Sí, me he dado cuenta. Mientras el sistema lo controlen los de siempre, y las hienas estén a su servicio, y los eloi no aspiren más que a convertirse en hienas, no cambiará nada.
3    k 79
macarty
#3 Touché. ¿Hemos sido siempre tan borregos? tú que eres formador, querido @inconformistadesdeel 67, tú que los ves crecer, ¿hay esperanza?
2    k 59
inconformistadesdeel67
#4 Veo pocas, amigo. No te voy a mentir, si esta mierda de políticos que tenemos siguen lejislando igual en educación, y no podemos cambiar esto, se seguirán creando padefos, sin capacidad de crítica ni, más importante aún, autocrítica.
2    k 59
HANNIBAL_SMITH
Joder, que contento se te ve... :roll: :troll:
4    k 91
macarty
#7 macarty
 *
#5 Es lo que hay, no me resigno. Beth puede acabar ahorcandose en el baño, yo creo que conseguiría curare y le haría un Dr Lecter: me comería los higados de Eduard salteados con habitas y un buen chianti, mientras veo como se desangra y la vida se le escapa. Luego recuerdo que soy parte voluntaria de todo esto y me muero de asco, pero ya está.
3    k 71
El_yoni
ESE FINAL HA SIDO APOTEÓSICO... el bueno de @macarty nunca falla, deberías dejar esa mierda de trabajo y dedicarte a las letras. Podrías hilvanar una historia mejor que la de ESDLA o harry potter fijo
1    k 39
+mediatize
mediatize
mediatize