entrar registro

Real Madrid - Barcelona, 1943: 11-1. Testimonio de un testigo

197 visitas
|
votos: 5 · 0
|
karma: 86
|

El otro día comenté que escribiría una Tribuna sobre un curioso partido de fútbol… el clásico Real Madrid-Barcelona en el que hubo una mayor goleada, 11-1 a favor del Real Madrid en Chamartín, en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Generalísimo de 1943.

Debo decir que me voy a basar en lo que me contó un testigo presencial, que tendría entonces los veintitantos, y que era dueño del Bar Lloret, de Zaragoza, acérrimo culé. Para mí siempre “Pepe, el del Lloret”. D.E.P.

Al ser un testimonio parcial, entiendo que hay que poner siempre una duda sobre el testimonio. Aquí les dejo un enlace que favorece al Barça, y que más o menos coincide con lo que me contó Pepe: estadijohancruyff14.wordpress.com/2020/03/16/11-1-encerrona-en-chamart

Aquí, otro enlace en el que se contradice la versión de que el partido constituyó una “encerrona” y se achaca el relato a la “Leyenda Negra” contra el Real Madrid estadijohancruyff14.wordpress.com/2020/03/16/11-1-encerrona-en-chamart

Crea cada uno lo que quiera. Yo cuento la versión de Pepe (sólo he consultado los artículos para refrescar las fechas) que, por una afortunada casualidad, vio ambos partidos.

Estamos en Junio de 1943; a las semifinales de la Copa (Copa del Generalísimo) han llegado el Barcelona y el Real Madrid por un lado, y el Atlético de Bilbao (desde 1940 se prohíben los nombres extranjeros como Athletic o Sporting) y el Valencia.

En la primera de esas eliminatorias, el Barcelona ganó, en el partido de ida, por un cómodo 3-0 en el campo de Les Corts. Si bien la eliminatoria no estaba decidida (en aquel tiempo no existía el valor doble de los goles marcados fuera, y se jugaba un fútbol más ofensivo que hacía las goleadas más frecuentes) parecía encarrilada. Según Pepe, el ambiente no era hostil al Real Madrid al principio, pero conforme transcurría el partido, debido a las marrullerías y protestas de los jugadores madridistas, claramente inferiores, el público se fue calentando y terminó abroncando al equipo de la capital. Siempre según mi amigo, el árbitro no influyó en el resultado, porque el Barcelona fue muy superior.

Los abucheos e “incidentes” en la grada, según Pepe, le costaron una sanción al Barcelona por “conducta antideportiva de su afición”.

Durante los días que transcurrieron entre la ida y la vuelta la prensa deportiva de Madrid se ocupó de caldear el ambiente. Se acusaba a los aficionados del Barcelona de “antiespañoles” (ojo que, en 1943, eso significaba algo muy diferente que ahora: antiespañol era antifranquista, separatista, rojo).

Según mi amigo, se hicieron entrevistas a jugadores y directivos del Madrid, que describieron el “infierno” de Les Corts, y se relacionó políticamente el barcelonismo con el antifranquismo.

Cuando se vendieron entradas para el partido de vuelta en Chamartín, se regalaba un silbato para “recibir mejor” al Barcelona. Evidentemente, el estruendo al salir los jugadores del equipo visitante al campo fue ensordecedor.

Según publicó la prensa años después (esto, evidentemente, no lo vio Pepe; me lo contó porque lo había leído) el Director de Seguridad de Madrid visitó el vestuario del Barcelona, con la excusa de pedir “juego limpio” y les “recordó” que muchos de ellos tenían (ellos o sus familiares) antecedentes separatistas (o sea, estaban “fichados”) y que no garantizaba su seguridad si, por su culpa, se producían alborotos. En plata, según Pepe, "si el Barcelona gana el partido no me haré responsable de lo que les pase a todos ustedes".

El partido tuvo poca historia. El Barcelona ya perdía 3-0 antes de la media hora, 8-0 en el descanso y (tras otra visita de las autoridades, porque los jugadores no querían volver al campo) 11-1 al final del partido.

Uno de los comentaristas deportivos de Barcelona se atrevió a decir que el Barcelona no perdió, porque no hubo Barcelona, y dejaba más o menos indicar que “fue un partido muy raro”. Por esto fue “invitado” (en la forma en que invitaba el franquismo) a dejar su trabajo… hasta 1952. Esto… ¿Cómo se llamaba? ¡Ah, sí, Juan Antonio Samaranch!

Por último: me contó Pepe (no sé si será verdad) que el Barcelona fue considerado culpable de la monstruosa pitada que recibió en Chamartín, que se consideró consecuencia de la “conducta antideportiva de sus aficionados” y se comió otra multa.

Pueden creerse todo esto, o no, claro.

Pero lo que es cierto es que, si tienes poderes dictatoriales que te impiden manifestarte con seguridad y libertad, te amenazan y te hacen desaparecer del mercado por un tiempo ilimitado…

Y todo esto iba porque, como he podido comprobar por mi propia experiencia, tratar de comentar en un Foro, un Blog o un Agregador de Noticias donde los administradores te sancionan a total arbitrio, sin que deban rendir cuentas ante nadie; sin que tú puedas reclamar ante una autoridad superior que te escuche... acaba inevitablemente con una autocensura (en el partido de fútbol, "dejar meter la pierna al delantero", "retirar tu pierna ante una entrada brusca" o "no levantar la mano ante un centro") y, te pongas como te pongas, acabarás expulsado.

comentarios (3)
macarty
#0 te he subido una foto. No sé si es contra el atleti, pero es de la época
1    k 40
Rob_Ben_Gebler
#1

Cooorrecto.

A ver, no quiero asegurar que sea cierto, o no, lo que decía mi amigo (personaje absolutamente real) pero de la época franquista temprana me podría creer cualquier cosa
1    k 40
inconformistadesdeel67
Tiempos para dejar aparcados en el recuerdo, e intentar que no se vuelvan a repetir, sin duda.
1    k 40
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize