entrar registro

Las puertas giratorias de los altos cargos judiciales y la politización de la Justicia: a propósito de Vicky Rosell

945 visitas
|
votos: 11 · 1
|
karma: 123
|

Siempre me ha interesado la cuestión de la independencia judicial, y he escrito algún artículo al respecto www.arsboni.ubo.cl/index.php/arsbonietaequi/article/view/318 porque considero que el clientelismo entre el mundo político y el judicial es garantía de injusticia. La forma de elección de los miembros del CGPJ y los altos magistrados que a su vez ellos eligen, daña de forma evidente la independencia de los tribunales, pues los vocales del CGPJ nombrados por el Parlamento son, sin duda, gente de confianza de los partidos que los proponen. Los líderes de dichos partidos así lo confiesan en privado, como sucedió con aquel famoso "vamos a controlar la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo desde detrás colocando a Manuel Marchena" que el líder pepero Ignacio Cosido profirió sin vergüenza alguna www.elperiodico.com/es/politica/20181119/ignacio-cosido-controlaremos-

Es grave que los partidos políticos nombren a la mayoría de los miembros del órgano que, a su vez, controlará todos los tribunales de España nombrando a sus altos magistrados y defenestrando a los jueces molestos. Pero aún más graves son las puertas giratorias en el mundo judicial. Es decir, que cuando un magistrado del Tribunal Supremo acaba su mandato, es automáticamente nombrado miembro del Tribunal Constitucional por el partido que le promovió al primer cargo. Y cuando acaba el mandato en el Tribunal Constitucional, lo nombran vocal del CGPJ. Y luego Fiscal General del Estado. Y luego...

Los nombramientos encadenados de altos cargos judiciales son la principal arma que los partidos usan para mantener la fidelidad de sus magistrados afines. Saben que no sólo están en el cargo porque el partido les ha colocado ahí, sino que deberán someterse a sus dictados si quieren seguir disfrutando de nuevas prebendas una vez acabe su mandato. De ese modo, el clientelismo está asegurado. Por eso el PP no quiere renovar bajo ningún concepto el CGPJ, porque sabe que sus vocales son mayoría y quiere que así siga siendo para controlar la Justicia mientras recuperan el Gobierno y, desde él, puedan incrementar su oferta de bicocas en las altas magistraturas para sus jueces de confianza.

Siempre he dicho que los políticos no pueden nombrar a los jueces, ni directa ni indirectamente, ni tampoco tener influencia alguna en su promoción. Los jueces son los guardianes de los políticos en lo que a cumplimiento de la ley se refiere, y el vigilado no puede tener nunca la opción de sobornar a su vigilante. Personalmente pienso que los miembros del CGPJ y los magistrados del Tribunal Constitucional deberían ser elegidos directamente por los ciudadanos, y subsidiariamente por los jueces, pero nunca por los políticos. Eso sí, también resulta esencial establecer medidas para garantizar la democratización de la judicatura, esto es, para asegurar que quien se saca la oposición a juez no es siempre el hijo de papá (o de otro juez) de ideología evidentemente conservadora, sino también el hijo del currante que posee una sensibilidad social inexistente en los sectores pijos. Para ello es preciso establecer sistemas de examen más objetivos y, sobre todo, becas para que la gente con pocos recursos pueda tirarse estudiando los 6-7 años que se tarda en sacar la oposición.

En esta tesitura, me hace gracia que el PP haya usado como su penúltima excusa para no renovar el CGPJ que Podemos propusiese a Vicky Rosell como vocal. Obviamente es una candidata politizada (lo cual no me parece bien), pero no menos que los jueces propuestos por el PP, que han disfrutado masivamente de las puertas giratorias judiciales gracias a dicho partido y, en algunos casos, han dictado sentencias o autos absolutorios contra corruptos del PP más que cuestionables. Como siempre, hipocresía a raudales y un ansia obscena de seguir controlando la Justicia "por la puerta de atrás" gracias a un CGPJ copado por sus afines.

comentarios (9)
comentarios cerrados
elpayo
La situación de las instituciones españolas, parasitadas por un bipartidismo de derechas, que dan soporte de una jefatura del estado con evidentes muestras de corrupción, es penosa. Y ha saltado todo porque iban a perder una pequeña fracción de poder. Después miras a Europa y el tinglado propagandístico institucional contra los rusos, gastando el dinero de fondos por la paz para comprar armas, negando la diplomacia y abogando por el conflicto armado... Y aquí todos preocupados por librar a unos chorizos de la cárcel porque son colegas.
Me gustó la intervención de un juez emérito en La Base esta semana. Explicó los problemas de manera muy clara y recomendaba a Podemos que no cedieran con lo de Rosell.
6    k 124
inconformistadesdeel67
Es una cuestión difícil de solucionar. Los grandes capitales tienen la sartén cogida por el mango, y la mayoría de políticos están a sus servicios. Para ellos es vital el control de la sociedad, fuera de la ética si es necesario.
2    k 59
inconformistadesdeel67
#3 Hoy no, mañana. Lo siento, soy inconformista, pero la realidad ante todo.

Edit.: Cuando decidamos luchar en serio, ahí estaré.
1    k 40
Sure
#5 Sure
 *
Justicia independiente? nunca hemos conocido eso, ni la vamos a conocer, la justicia sólo trabaja por y para los ricos, lo mismo que la policía.
5    k 105
omoloc
#0 ¿Hacemos algo?
0    k 20
Livingstone85
#6 Si queremos elección popular de esos cargos, modificar la Constitución. Si queremos elección judicial de los miembros del CGPJ, modificar la ley orgánica del poder judicial.
0    k 20
omoloc
#7 ya, pero eso no lo podemos hacer. Eso solo lo pueden hacer los partidos políticos
0    k 20
pensador_matritense
De lo que nadie habla es del sistema de oposiciones que hace que casi todos los jueces sean hijos de ricos. Porque en España no existe la izquierda.
0    k 9
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize