entrar registro

Mapas, propaganda y ofendiditos: una curiosidad de 1940

145 visitas
|
votos: 8 · 1
|
karma: 76
|

A propósito de la polémica sobre la protesta del partido nacionalista de derecha portugués Chega! por la utilización de VOX de una lámina que mostraba la máxima extensión del Imperio español (1580-1640) he recordado un error que cometió una revista francesa en 1940 y fue capitalizado por la prensa nazi para su propaganda. No es que lo de 1940 y esto sea muy parecido, pero sí me parece que es destacable recordar que muchas veces los periodistas participan también de la propaganda política.

A finales de Marzo 19401 Paul Reynaud, Presidente del Consejo de Ministros de Francia (Jefe del Gobierno) recibió la visita del enviado especial de Franklin D. Roosevelt, Sumner Welles. En la [imagen] aparecen con otro diplomático americano, Mr. Murphy.

Recordemos que por entonces Europa sufría la II Guerra Mundial. En Marzo de 1940 los frentes estaban un tanto estancados: Alemania no había invadido aún Noruega y Dinamarca, ni por supuesto Francia. Italia no había entrado aún en guerra. EEUU era un país neutral, aunque con ciertas simpatías por los aliados occidentales.

El gobierno de Édouard Daladier, en Francia, había caído unos días antes debido a la debilidad de su gobierno ante la agresión de la URSS a Finlandia, y fue sustituido por Paul Reynaud, al que se veía más decidido.

Por lo tanto, la visita de Welles tenía tanto que ver con la presentación al nuevo gobierno, como con la preocupación de Roosevelt porque una extensión del conflicto le metiese en problemas; estaba en año electoral y la opinión pública norteamericana era muy aislacionista.

Como es común en estas entrevistas, el fotógrafo hizo una fotografía protocolaria de ambos políticos, que se publicó al día siguiente (30 de Marzo) en “L’illustration”. En ella se veía al fondo un mapa de Europa.

Aunque en la miniatura de esta Tribuna se aprecian mal, las líneas que supuestamente dividen los países no correspondían a las fronteras de los países, ni en 1940 ni antes de la guerra.

Unos días después, a principios de Abril, los diarios alemanes descubrieron la imagen, e interpretaron que el mapa correspondía a los planes franco-ingleses sobre un reparto de Europa tras su victoria, que Reynaud y Welles habían discutido.

El supuesto plan incluiría la entrega de Baden, Ruhr y el Palatinado a Francia; de parte de Sajonia, Silesia, Baviera, y Hungría a una renacida y engrandecida Checoslovaquia; Polonia recuperaría la parte polaca anexada por la URSS, pero además recibiría toda la Prusia Oriental, el Corredor de Danzig, parte de Pomerania y la Silesia Oriental; se crearía un país independiente en Baviera; e incluso a Suiza se le entregaría un enclave en Vorarlberg.

Por su parte, a Italia (que en Marzo de 1940 aún no había entrado en guerra) se le arrebataría Trieste (para una resucitada Austria); Istria (para Yugoslavia); y el Dodecaneso (para Grecia).2

Por supuesto, cuando el Völkischer Beobachter (órgano oficial del partido nazi), y los demás medios alemanes (todos sometidos al NSDAP) se “coscaron” montaron un pollo, tratando de que la indignación se extendiese a su aliado (no beligerante) Italia y otros países amistosos con su “Nuevo Orden” (como España, o Portugal):

Este mapa muestra sin discusión posible que el objetivo principal de Inglaterra y Francia es el desmembramiento del Reich alemán. Las potencias occidentales desean una Alemania indefensa, la misma que fue creada a través de la Paz de Westfalia de 1648 y que redujo al Sacro Imperio Alemán a un batiburrillo de 300 pequeños estados independientes.

Por supuesto, todos los medios alemanes publicaron editoriales indignados sobre la maldad de los aliados y la necesidad del pueblo alemán de defenderse contra quienes querían destruir su país, y su misma existencia como comunidad.

Los participantes en la reunión, Welles y Reynaud, negaron absolutamente que existiese un plan para desmembrar Alemania, una vez derrotada.3

Pero ¿qué había pasado? ¿Qué era el mapa?

Pues, al parecer, era un mapa de Europa, sí, que originalmente recogía la situación política anterior al Anschluss (Marzo de 1938): por eso mostraba Austria y Checoslovaquia como países aún independientes. Sobre ese mapa Reynaud había ido haciendo correcciones con banderitas, chinchetas y líneas de rotuladores, para mostrar las modificaciones posteriores de las fronteras.

El mapa original era en colores; pero, según informaron el gobierno francés y la dirección de "L’Illustration", al revelar la fotografía para incluirla en la revista vieron que, como era en blanco y negro, prácticamente no se distinguía ninguna línea fronteriza (y, menos aún, ríos u otros accidentes geográficos) y quedaba como muy “cateto”, como un mapa mudo para escolares que tienen que rellenar con fronteras y ríos.

Al lumbreras del Director se le ocurrió encargar al propio fotógrafo que retocase la fotografía, incluyendo contenido en el mapa.

El fotógrafo, por ignorancia o –más probablemente- por descuido, porque no pensó que nadie se fijaría en el mapa, metió las fronteras un poco por donde le parecía que debían ir, “grosso modo”.

¿Qué pruebas tenemos de que sea cierta esta versión?

Bueno, el Director de “L’Illustration” mostró la fotografía original en blanco y negro, sin fronteras; pero, por supuesto, no convenció a los alemanes, que declararon que “ésta”, la que les enseñaban ahora era la versión manipulada.

Los franceses mostraron el mapa auténtico, el de los colorines, a periodistas y a diplomáticos extranjeros, incluido el embajador italiano. Un punto a favor de la versión francesa es que el gobierno italiano no dijo nada, con lo que parece haber aceptado la explicación de Reynaud.

Quizás el punto clave a favor de la explicación francesa es que, aunque hubiese existido un plan para desmembrar Alemania (en caso de una victoria aliada) tan temprano como en 1940 (y eso es muy problemático) es más que evidente que hubiese sido guardado en un secreto absoluto, y no expuesto a los visitantes del Jefe de Gobierno, y menos fotografiado para su exposición a la prensa. Y, por supuesto, nunca hubiese sido revelado al enviado especial de Roosevelt que, como hemos dicho, estaba ya preparando su reelección -en un país donde predominaba el rechazo a involucrarse en la guerra- y nunca hubiese aceptado una solución que pasase por la destrucción de los mercados económicos centroeuropeos.

Sin duda, si bucean en las páginas revisionistas (es como mirar webs terraplanistas, una aventura hilarante), encontrarán aún quien se basa en esta vieja historia para "denunciar" la maldad de los Aliados y sus planes de destruir a los bienintencionados y cuasiindefensos nazis. Pues hala, ya saben (en realidad, ya se lo imaginaban si lo leen como argumento en páginas de nostalgia nazi) que es mentira.

comentarios (6)
Rob_Ben_Gebler
1.- En varias fuentes se dice que la reunión tuvo lugar el 4 de Abril; sin embargo, el número de "L’Illustration" que muestra la fotografía es del 30 de Marzo; por lo tanto, la reunión tuvo lugar, como muy tarde, el 29. Lo que ocurrió el 4 de Abril es la publicación en los diarios alemanes de la noticia.

2.- En algunas fuentes revisionistas pro-nazis se dice que, en realidad, el reparto de Alemania en ese mapa del despacho de Reynaud es muy parecido al reparto que se hizo…

media
4    k 100
Cyberloaf
#1 Ya lo hicieron con el acuerdo Sykes-Picot.

La derrota de Francia fue vergonzosa, ¿alimentada por la confianza y la complacencia?

A toro pasado no me sorprendería que hubieran hecho buena a la del cuento de la lechera.
0    k 20
Rob_Ben_Gebler
#2

Errores militares aparte, los franceses tuvieron muy poca capacidad de resiliencia, como dicen ahora.

Derrotismo, se llamó entonces.

El número de bajas que sufrieron en la Primera Guerra fue mucho más alto que en la segunda, como se puede comprobar en cualquier monumento a los caídos que hay en todos los pueblos de Francia.

Su preparación para la II Guerra, tras la Belle Epoque, fue básicamente prepararse para no tener que pelear, y si había guerra tener las menores bajas posibles (lo…
1    k 40
Cyberloaf
#3 Tengo entendido que tenían más y mejores tanques que los alemanes, como el Renault R35, o el Somua S35 (es.wikipedia.org/wiki/Somua_S-35)

Si hablamos de grandes estrategas, tenemos a Dönitz con los Submarinos, Guderian con la Blitzkrieg, o Rommel con los tanques. Soldados de segunda, como Hitler, cuyas ideas acertadas fueron puestas en práctica.

A los franceses les veo demasiado elititistas para haber dejado que las buenas ideas llegaran a la cúspide. Ad Hominem de libro.

media
1    k 40
Rob_Ben_Gebler
#4 Tienes razón, el ejército francés no era inferior de ninguna manera al alemán. Sus tanques, aviones, su marina, eran parejos o superiores. Pero su concepción de la guerra, su falta de adecuación a las nuevas maneras de integrar blindados y aviación, etc, les perdieron.

En septiembre de 1939 los franceses podrían haber aplastado sin problemas Alemania. E incluso aunque no hubiesen atacado tan pronto, si se hubiesen preparado una campaña ofensiva adecuada en lugar de echarse a dormir…
1    k 40
Cyberloaf
#5 Comparado con las que liaba Churchil, p.e. Gallipoli, puede que Hitler estuviera por encima de la media. P.D. Le he mencionado por ser un suboficial que llega a liderar el ejercito, si bien su méritos son políticos y los de los otros tres, militares.

Quizás su mayor acierto fue asesinar a Ernst Rohm y ganarse la lealtad de la Wermacht. Hoy tenemos a la guardia republicana de Irán, un ejercito paralelo.

Cuando se habla de "saber parar" pienso en Pablo Escobar. En la cúspide no llegamos los moderados. Como decía Maquiavelo, para ganar hay que tener dinero y suerte (baraka).
0    k 20
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize