entrar registro

Los que llevan los pantalones

246 visitas
|
votos: 13 · 3
|
karma: 125
|

Tras el último artículo se me ha cuestionado que lleve chándal y riñonera. Incluso hay quien me pregunta por qué la llevo llena de pan duro ¿? ¡Pues para dar de comer a los patos! Todas estas críticas de gente que aún se lía con nudos, cinturones y pantalones en la era del velcro, las gomas elásticas y las mallas transpirables forma parte de una persecución ideológica promovida por los sansculottes. Antes de ellos íbamos con nuestras calzas, como los toreros o los ciclistas, con los zapatitos o las botas de caballería con sus tacones, con chalecos largos y coloridos llenos de filigranas, y una panoplia original de vestimentas no estandarizadas porque no había grandes industrias. La ropa era arte y artesanía.

El problema fue que los sansculottes irrumpieron en la escena política cuando nos industrializábamos y estandarizábamos las cosas, y también cuando creábamos las repúblicas modernas. Pero los sansculottes eran los canis del extrarradio, el populacho de París, las clases bajas, el lumpen, los pordioseros, la chusma, etc. que vestía lo más asequible para esa clase social: pantalones, chalequitos y unas alpargatas. Al ganar en Francia la ideología que defendieron su vestimenta se fue imponiendo como símbolo del republicanismo, y desde allí el resto de liberales de Europa importaron la moda a sus países, mientras la anterior vestimenta de calzas, mallas y cosas de toreros se asoció al antiguo régimen.

Y entonces vino la tiranía de Napoleón y empeoró las cosas. Botas y vestimenta militar se vieron mal en la vida política y en la vida cotidiana dentro de la urbe, lo que reforzó la moda sansculottiana que debía adoptar el ciudadano en las nuevas repúblicas. Después de eso los dictadores, banqueros y empresarios de la burguesía adoptaron la vestimenta de los viejos canis para aparentar que ellos también eran ciudadanos. Más tarde vinieron los fascistas y los comunistas y dieron un poco más de libertad creativa a lo de hacer cosas en botas y uniforme, pero precisamente por las razones que temían los republicanos, esto aún reforzó más la moda sansculottiana dentro de las sociedades liberales posteriores.

Igual que la palabra “democracia” tan pegajosa ha sido la moda que iniciaron los sansculottes que la mantuvieron los comunistas rusos, se la pegamos a los comunistas chinos, a los juches norcoreanos, a los vietnamitas, a toda Asia y buena parte del mundo islámico. Hoy en día hasta los críticos más outsiders de “el sistema” suelen cargar con pantalones pensados para pastorear manadas de vacas. Por suerte se libraron las mujeres y elites musulmanas, y los marginales en occidente, los quinquis, perroflautas, etc, y por supuesto las mujeres de nuestros regímenes que no fueron ciudadanas hasta hace poco, con lo que llevan vestimenta más variada y creativa las unas y más funcional y cómoda los otros.

comentarios (2)
comentarios cerrados
macarty
Si te preocupa lo que digan los demás, mal vas. Ser mainstream en estos días no trae nada bueno :troll:
2    k 56
Rob_Ben_Gebler
Aquí lo que hace falta es una revolución impulsada por los sanschandall
2    k 60
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize