entrar registro

Lawrence de Arabia, o la No-Tan-Exitosa-Revuelta Árabe (VIII). Cartas Marcadas

347 visitas
|
votos: 9 · 2
|
karma: 100
|

Vimos en el VI episodio de, que Marzo de 1916, Husayn había contactado con Enver Pasha presentándose como "Representante de todo el Mundo Árabe" y ofreciendo mayor apoyo de los árabes en la guerra a favor de los turcos; la propuesta fue rechazada por Enver y, como poco después estalló la "Rebelión Árabe", cesaron los contactos.

Sin embargo, incluso tras estallar la revuelta Husayn no dejó de amenazar a los británicos con cambiar de bando si no le daban más armas y dinero; el Reino Unido lo tomó como mera intimidación y no hizo caso.

En Noviembre de 1917 Djemal Pasha escribió una carta con tres copias -a Faysal, a su lugarteniente Jaafar al-Askari, y a Abdullah- en la que, tras la publicación por los bolcheviques del Tratado Sykes-Pikot1, invocaba la maldad de los europeos y, con vagas promesas de un Estado Árabe independiente, trataba de atraer a los hashemitas a su bando. Husayn -al que no iba dirigida ninguna de las copias- se "chivó" a los ingleses2, y los contactos no llegaron a más.

Conforme la “Rebelión” ganaba en importancia, los celos entre Faysal (que se quejaba de que “su padre y hermanos no se tomaban interés en el proyecto de Gran Siria”), Abdullah (que se veía postergado por la elección de Faysal -más joven y menos listo- como líder) y Husayn (que quería ser Él el Rey y Califa del futuro Estado Árabe) aumentaron.

En Diciembre, Faysal mandó a Husayn una carta con una contrapropuesta a la carta del mes anterior de Djemal. Proponía que Husayn mediara entre turcos y británicos para lograr una paz que se basaba en que los otomanos se retirasen de ciertos territorios –la "Gran Siria" (la imagen representa el objetivo final de los hashemitas)- que serviría como tapón con las posesiones británicas… y que gobernaría él, claro. La propuesta fue rechazada por Husayn y el Reino Unido, como sin duda hubiese sido desestimada por los turcos.

Hasta aquí, nada era una traición clara. Sin embargo, sin comunicárselo a Husayn ni a los británicos, Faysal mandó a principios de 1918 una carta a Mustafá Kemal (futuro Kemal Atatürk). El flamante “rebelde” proponía un acuerdo árabe-turco que le coronase a Él como líder político y espiritual del mundo árabe musulmán, a cambio de evitar la conquista por los Aliados de Oriente Medio.3

Conociendo la derrota final de los Imperios Centrales, puede parecer insensata una propuesta de 1918 destinada a reunir las fuerzas de árabes y turcos contra los británicos en Oriente Medio. Sin embargo, el escenario de Oriente Medio era secundario respecto a Europa, donde la Rusia bolchevique se retiraba de la guerra permitiendo que Alemania volcase sus esfuerzos contra Francia y Reino Unido, que a duras penas pudieron sostenerse contra la "Ofensiva del Kaiser". Además, en Marzo y en Abril dos ofensivas británicas en Transjordania Norte fracasaron, y mientras durasen los apuros en Europa, franceses e ingleses no podían destinar refuerzos contra los turcos. La guerra, por lo tanto, no parecía decidida aún a principios de 1918.4

En Mayo, Djemal Pasha contactó nuevamente con los hashemitas, en este caso con Faysal, invitándole a unirse a la lucha por la liberación del Islam. El intrigante líder de la Revuelta, en lugar de desestimar la oferta o contárselo a sus aliados británicos, le respondió proponiendo condiciones.5

Los contactos no fueron satisfactorios para ningún lado. Para Djemal resultaba humillante que los "inferiores" árabes impusieran condiciones para obedecer al Califa; para Faysal, las derrotas turcas del verano de 1918 le abrieron los ojos: Gran Bretaña era el Caballo Ganador. A partir de Agosto, no hubo más contactos a alto nivel.

Lawrence disfrazó, en sus conversaciones con sus superiores, y en su correspondencia y escritos, el rango e importancia de estos contactos: a veces las silenció, otras, como hemos visto, quiso hacerlas pasar por astuta trama para sembrar la discordia entre los turcos; otras veces, Lawrence parece decir, cínicamente: "En el amor, la guerra y las alianzas, vale todo".

Sin embargo, dada la pobreza de medios que podían reunir los Hashemitas -y no cabe duda de que eran conscientes de ello- y observando que las peticiones de Husayn y sus hijos fueron consistentemente similares en sus tratos con ambos bandos, Británico y Turco, y esencialmente las mismas que tras la guerra denunciaron como promesas incumplidas, no caben muchas dudas de que lo que hicieron los Hashemitas es entregarse a un doble juego con ambas potencias, ofreciendo una adhesión inquebrantable y unánime de todo el pueblo árabe -con la que no contaban- y unas fuerzas militares de las que no disponían, para al final quedarse con el mejor postor.

En la próxima entrada veremos lo que se ha denunciado como la “Gran Traición” a los árabes: el Tratado Sykes-Picot.

comentarios (1)
Rob_Ben_Gebler
1- El acuerdo Sykes-Picot –del que hablaremos más en un próximo capítulo- es una consecuencia directa de las Cartas McMahon-Husayn y de la Declaración de Londres de Septiembre de 1914 (citada en el Capítulo IV de esta serie), que obligaba a los países de la Entente a no firmar acuerdos por separado con ningún otro país o contendiente. Así, el 21 de Octubre de 1915 (un día después de que el Foreign Office autorizase a McMahon a hacer una dubitativa oferta a Husayn (que ya hemos…
3    k 70
suscripciones por RSS
ayuda
+mediatize
estadísticas
mediatize
mediatize