entrar registro

La «conspiración del harén»: magia negra y adulterio para asesinar al viejo faraón Ramsés III

14 visitas
|
votos: 4 · 2
|
karma: 72
|

En el Antiguo Egipto, la figura del faraón era la de una deidad que caminaba sobre la Tierra. De él decían los papiros que «el terror que inspira abate a los bárbaros en sus países». Los súbditos le veían como el hijo de Ra (dios del Sol), como el señor del universo y como el heredero del creador. Su figura rezumaba poder ancestral y estaba rodeada además de la protección mágica de las divinidades. Por eso, atentar contra su vida significaba algo más que pensar en matar a un hombre.

Loading...
comentarios cerrados
+mediatize
mediatize
mediatize